Newsletter

Inscribirse Mi cuenta

Quitar sesión

¡Cuida de tus cervicales en la oficina!

Noticias12/06/2017

Muchas veces nos olvidamos, pero nuestras cervicales sufren mucha tensión y eso acaba pasándonos factura. ¡Toma nota de nuestros consejos y te sentirás mejor!

¿Cuántas veces has llegado a casa del trabajo con dolores de cuello? En ocasiones nos cuesta demasiado permanecer con la postura correcta mientras estamos trabajando. Tanto si en nuestro puesto de trabajo, estamos sentados o de pie, solemos abusar de las malas posturas y eso acaba pasándonos factura.
Una de las zonas más afectadas, junto con las lumbares, son las cervicales, es decir el cuello, pero también los trapecios, los músculos que tenemos justo detrás de la clavícula. A menudo, lo dejamos pasar, pensando que tan solo es una molestia y posponemos nuestra cita como el fisioterapeuta o el osteópata más de lo recomendable.

Si te da mucha pereza, tener que ir al masajista o nunca encuentras un momento para ir al médico, queremos darte una serie de consejos para prevenir estas molestias tan doloras. ¡Toma nota de los 4 ejercicios para cuidar tus cervicales en la oficina!

1. Para evitar los dolores de cabeza asociados a la tensión cervical:

Para relajar el lado izquierdo, levanta el brazo y lleva tu mejilla al hombro izquierdo. Después, coloca la mano sobre tu cara y lleva la punta de los dejos a la mandíbula. No es necesario que tires, sencillamente aguanta la postura un par de minutos y siente como la tensión desaparece. Haz lo mismo, pero con el lazo derecho y lo notarás.

2. Acaba con los mareos o vértigos ocasionados por la presión en las cervicales:

Aunque a menudo lo ignoremos, uno de los músculos que más sufren la tensión es el esternocleidomastoideo, que nos ayuda a girar la cabeza correctamente. Para cuidarlo, debemos echar la cabeza ligeramente hacia atrás y colocar nuestra mano cerrada en puño en la sien contraria, es decir la mano izquierda en la sien derecha y viceversa.

3. ¡No dejes que el bolso pueda contigo!

Si a menudo llevas demasiadas cosas en el bolso, seguro que tus trapecios notan ese exceso de peso, por eso tienes que hacer el siguiente ejercicio: siéntate con la espalda recta y coloca el brazo por encima de la cabeza, apoyando las puntas de los dedos de la mano derecha en la sien contraria, y poco a poco vas llevando la cabeza hacia la derecha y viceversa.

4. Una última vuelta.

Después de haber hecho estos ejercicios, prueba a realizar una ligera torsión, colocando una mano en la mandíbula y otra en la sien y giras poco a poco hacia el lado contrario.

Ahora que ya conoces los trucos para tener unas cervicales sanísimas, ya no tienes excusas para empezar a cuidarte. ¡Ponte música relajante y a practicar!

Por Irene Chaparro

Otras noticias

Top