Newsletter

Inscribirse Mi cuenta

Quitar sesión

Cuatro cositas y listo, ¡habitación nueva!

Noticias10/04/2017

Si tus chicos quieren darle un aire nuevo a su cuarto y tú no quieres gastar demasiado, ¡apunta!

Llegada cierta edad, los niños dejan de ser niños para convertirse en adolescentes. Y en este momento, la lámpara que se encuentra sobre la mesita de noche tiene que dejar de ser una luna; las sábanas no tienen por qué tener un estampado de coches; ni las paredes tienen que estar llenas de antiguos dibujos del colegio.

Es el momento de tirar lo viejo y dejarle un lugar a lo nuevo. Pero tranquilidad, esto no quiere decir que tengas que romper la hucha de tu próximo viaje familiar. Con cuatro cosas, su habitación puede parecer otra.

La primera idea que tenemos para que cambies la habitación, es quitar ese papel pintado con cenefas y darle una capa de pintura blanca. Para darle algo de color, puedes pintar una de las paredes en otro tono, el azul claro es uno de los tonos que ayudará a que la habitación parezca más grande.

En segundo lugar, ¡adiós dibujos y collages hechos con recortes de revistas! Es el momento de poner unos marcos “molones” con fotografías vistosas. Nos encantan en blanco y negro con planos de ciudades como Nueva York, París o Roma. Los marcos, cómpralos en colores vistosos o en tonos metalizados. El color de esta primavera en cuanto a objetos metalizados se refiere, es el cobre, aunque plateados y dorados también quedarán perfectos si vas intercalándolos.

Después, es esencial decirle adiós a esas sábanas con coches. La composición de colores, deja que la escoja a su gusto. La cama no tiene por qué estar entera vestida de blanco. Por eso te proponemos un juego de diferentes cojines con estampados y colores.

Por último, si tus chicos son como demonios de Tasmania y ponen la habitación patas arriba, ¡aprovecha para comprar cajoneras o cestas de mimbre! Ahora podrás encontrar ambas cosas en distintos tonos, y aunque dentro de ellas exista un caos total, aparentemente la habitación estará recogida. ¡Una buena forma de que se acostumbren, poco a poco, a guardar cada cosa en su sitio!

Por África Barragán

Otras noticias

Top