titleNewsletter.newsletter

¿Has probado la pizza vegetariana?

Noticias08/03/2017

¿Cuántos días se te ha antojado comer pizza? Seguramente muchos, porque este plato originario de Italia, es sabroso, tiene diferentes texturas y además, está riquísimo. Sin embargo, todos sabemos que comer este tipo de manjares, también conlleva una ingesta de calorías que realmente nuestro cuerpo no necesita. Por eso hoy queremos dejarte una receta de pizza vegetariana. Así contrarrestas las grasas de la masa y el queso, que no pueden faltar, con ingredientes mucho más sanos y a la vez, llenos de vitaminas y sabor.

Además, si tienes niños y siempre ponen pegas a la hora de comer verduras, esta receta perfecta. Porque la pizza siempre apetece y con trocear los ingredientes de forma que no parezca calabacín, cebolla o pimiento, ¡los tienes en el bote!

Para comenzar, te recomendamos que compres masa fina para pizza. Trabajar la masa de forma artesanal es muy laborioso, por eso puedes acercarte al supermercado y comprar bases de pizza que vienen en paquetes de tres o de forma individual. Y después de este pequeño consejo, ¡a cocinar se ha dicho!

Ingredientes:

  • 1 bote de tomate frito
  • 1 paquete de queso rallado
  • Pimiento verde
  • Calabacín
  • Cebolla
  • Berenjena
  • Mozzarella
  • Aceite, sal y orégano

Lo primero que debes hacer es cortar la berenjena en trocitos muy pequeños y ponerla en un bol apto para microondas. Pon agua, sal y tápalo con papel film. Después, cinco minutos al microondas para que se cueza y listo.

El segundo paso será cortar el calabacín en lonchas, igual que la cebolla. Para que no quede crudo después de sacarlo del horno, sofríe ambos ingredientes con aceite de oliva en una sartén. Haz lo mismo con el pimiento verde – conseguirás un mejor resultado cuanto más finos sean los cortes de las verduras –.

Seguidamente por el horno a calentar a 200 ºC, déjalo unos diez minutos antes de añadir la pizza.

Sobre la masa solo tendrás que extender el tomate frito valiéndote de una cuchara y espolvorear el queso rallado hasta que no queden huecos. Añade todas las verduras y unos trozos de mozzarella al gusto. Échale un poco de sal y espérate a que esté hecha para ponerle orégano.

Hornea la pizza en el horno durante unos 20 minutos sobre la bandeja de varillas. Ve vigilándola para que no se queme, ¡cada horno tiene su historia! Y en cuanto suene ese ‘clin’ que nos avisa de que ya ha pasado el tiempo necesario, ¡directa a la mesa!

Por África Barragán

Otras noticias

Top
Top