titleNewsletter.newsletter

Pedicura exprés para lucir sandalias

Belleza30/06/2017

¿Tienes los pies perfectos para que este verano nada te pare? ¡Toma nota de nuestros consejos y mima tus pies! 

 

Seguro que tienes en el armario esas sandalias que adoras pero aún no te has atrevido a ponértelas porque sientes que no tienes los pies perfectos… Si has asentido al leerlo, no te preocupes más porque queremos compartir contigo los mejores consejos para que puedas hacerte una pedicura casera maravillosa.

Lo más importante de todo es hacerse con un kit básico para realizar pedicuras caseras, apunta para que no se te olvide nada:

  1. Para limpiar: Cepillo de uñas + Piedra pómez
  2. Para arreglar: Cortaúñas + tijeritas + limas que solo uses para los pies.
  3. Para pulir: Palito de naranjo + Pulidor para dar brillo natural
  4. Para embellecer: Separador de dedos + Pintauñas + Base + Brillo

 

Ahora, tenemos que tener muy claros los pasos que tenemos que dar para conseguir unos pies maravillosos, por ejemplo sabiendo que la exfoliación es el comienzo de toda buena pedicura.  Debemos poner los pies en agua caliente y limpiar las uñas con el cepillo. Después usaremos una loción exfoliante, puede ser específica para los pies pero también vale una corporal, y masajearemos haciendo círculos con las yemas de los dedos por todo el pie hasta llegar al tobillo.

Antes de seguir, debemos aclarar la loción con abundante agua y a continuación cogeremos el cortaúñas o las tijeras (lo que uses habitualmente) para darle forma a nuestras uñas. Siempre es mejor rectas y no demasiado corta para no hacernos daño.

Podemos limarlas con cuidado para darle un acabado perfecto, siempre desde el extremo al interior de la uña. Ahora pasaremos a retirar las cutículas y las durezas, por eso pondremos nuestros pies en agua templada. Los dejamos reposar un par de minutos y después secamos. Quizás debas retirar las pieles muertas con unos pequeños alicates. También retiramos las cutículas con ayuda del palito de naranjo.

Ya estamos casi listas, ahora solo nos queda conseguir un extra de suavidad. Para conseguirlo pasaremos la piedra pómez por los talones y las zonas más rugosas.

Ahora solo nos queda aplicar una loción hidratante sin demasiada grasa y deja que se absorba antes de pintarnos las uñas. Para conseguir un toque de brillo natural, pasaremos el pulidor por cada uña. Después, una vez colocado el separador de dedos, nos pintaremos las uñas del tono que hayamos elegido. ¡Y a presumir de pies y sandalias! 

Por Irene Chaparro

Otras noticias

Top
Top